Carillas dentales, el gran secreto de los famosos

Sonrisas perfectamente alineadas y deslumbrantes. Esto es la tónica en cualquier alfombra roja, sesión de fotos con modelos y actores o evento de alto copete social, pero ¿son todas esas sonrisas producto de la fortuna genética o hay truco? Nosotros confirmamos tus sospechas, descontando a unos muy pocos afortunados, esas sonrisas son el producto de un tratamiento: las carillas dentales.

Las carillas son una gran opción para disfrutar de una sonrisa bonita y blanca de un modo rápido, resultón y duradero. Existen dos tipos de carillas dentales, las realizadas en porcelana, que son de mayor duración y las que están hechas con composite que, con el paso de los años, pueden envejecer e incluso se pueden llegar a oscurecer.

Aplicar este tratamiento requiere del trabajo preciso y estético de un buen profesional y, aunque sea un tratamiento mínimamente invasivo, siempre se tiene que realizar por un dentista profesional y de tu confianza. Una vez puestas las carillas, estas hacen una doble función: embellecen la sonrisa y protegen el diente original ya que, al cubrirlo, hacen como escudo frente a alimentos, bebidas y otros elementos dañinos. Eso sí, hay que mantener unos buenos hábitos de higiene bucal, aunque las llevemos.

Antes de colocar las carillas, el dentista realizará un estudio de tu sonrisa, en el que valorará el estado de la misma y tomará los moldes y las medidas para diseñar la carilla que mejor se adapte a cada pieza dental y al efecto final que se quiere conseguir.

Una vez tomadas las medidas y, en el caso de las de porcelana, realizadas las carillas, el dentista aplica una anestesia local, ya que, aunque el tratamiento es mínimamente invasivo, causa algunas molestias al realizarlo. Una vez ha hecho efecto la anestesia, se empiezan a adherir las carillas en el caso de las porcelánicas, ya que son unas láminas finísimas de cerámica o se aplica el composite sobre el diente.

Cuando ya están puestas todas las carillas, podemos hacer vida normal. En este aspecto, la única diferencia que hay entre el tratamiento con porcelánicas y composite es que las primeras se deben tallar en el laboratorio y requieren más de una visita para colocarlas todas y, las de composite, se moldean directamente sobre el diente y se suelen poner todas en una única sesión.

Si quieres saber más sobre las carillas dentales o quieres que empecemos a trabajar en la sonrisa de tus suelos ¡pide cita con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *