Causas de la halitosis

Causas de la halitosis

La halitosis o mal aliento es un problema que suele avergonzar bastante a quien lo parece. En el 90% de los casos, esta afección es causada por una enfermedad de la cavidad oral, pero también puede ser el resultado de una higiene bucal deficiente o a causa de alguna otra patología.

Dependiendo del origen podemos hablar de 2 tipos de halitosis: oral y extraoral. La primera tiene su origen en la propia boca y su causa suele ser, en la mayoría de los casos, la acumulación de placa bacteriana en la lengua, sobre todo cuando la saliva no es suficiente para arrastrar las bacterias y el resto de alimentos hacia el estómago.

La halitosis extraoral, que es la que se genera fuera de la cavidad oral, tiene su origen principalmente en trastornos sistemáticos, del tracto respiratorio superior y/o inferior, problemas del sistema digestivo o a causa de enfermedades hepáticas o renales. Eso sí, este tipo de halitosis solo es el 10% de los casos.

Las causa de la halitosis no patológicas están relacionadas con estos puntos:

  • Falta de salivación. El mal aliento matutino se debe a la disminución de la salivación mientras dormimos, facilitando el crecimiento descontrolado de las bacterias.

  • Dieta. El consumo de alimentos como ajo, cebolla o alcohol hace que ciertos metabolitos sean expulsados por los pulmones al digerirlos, causando el mal aliento.

  • Edad. Con el paso de los años, en especial en edades avanzadas, podemos sufrir cambios regresivos de las glándulas salivales que afectan a la cantidad y calidad de la saliva aunque se mantenga una buena higiene dental.

  • Prótesis dentarias. Si no se limpian correctamente los restos de alimentos pueden causar malos olores.

  • Fármacos. Los medicamentos que provocan sequedad bucal, como los antidepresivos, provocan la proliferación de las bacterias a causa de la falta de saliva.

  • Tabaco. Fumar provoca un mal aliento característico que puede durar varios días incluso al dejar de fumar.

Por otra parte, nos encontramos con las causas de la halitosis por enfermedad, que puede ser:

  • Las enfermedades periodontales o la caries.

  • Una higiene bucal deficiente.

  • Padecer úlceras traumáticas, infecciosas o estomatisis.

  • Faringe: infecciones víricas, bacterianas o fúngicas.

  • Necrosis causadas por radioterapia y quimioterapia.

Para tratar el mal aliento hay que reducir este número de bacterias que producen el mal olor. Para ello, además de mantener una higiene bucal óptima y concienzuda, se suelen tratar el problema con clorhexidina a baja concentración, con cloruro de cetilpiridino y el lactato de zinc. Eso sumado a tantas limpiezas bucales profesionales como recomiende el dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *