Consejos para cuidar la boca después de una extracción de muela

Sacarse una muela es una intervención que nunca es agradables pero, esto puede ser más llevadero siguiendo unos consejos para cuidar la boca antes y después de una extracción.

  • Antes de sacarse la muela y dependiendo de nuestro caso, puede que nos recomienden tomar antibióticos los días anteriores. Esto es para prevenir que gérmenes de la boca pasen a la sangre y se suele hacer en pacientes que tengan patologías que hagan más difícil combatir una infección: diabetes, afecciones cardíacas, etc.
  • Si se toman anticoagulantes hay que comunicárselo al dentista para que este evalúe si es necesario retirarlos o no
  • Antes de la intervención se recomienda tomar azúcar para prevenir bajadas de tensión por al pérdida de sangre

Tras la extracción, estos pasos se tienen que cumplir a rajatabla durante las horas y días posteriores:

  • Retirar la gasa pasada una hora. Más tiempo puede generar una infección. Si al retirarla se sigue sangrando, hay que sustituirla por una nueva, si se sigue sangrando después de 3 o 4 veces, hay que ir al médico
  • No hacer enjuagues durante 24h. El enjuague puede desprender el coágulo que tapa el hueco de la muela
  • Si hay hinchazón hay que poner frío, nunca calor. Podemos poner hielo envuelto en un trapo durante un par de minutos varias veces al día. Más tiempo también puede generar una infección
  • Hay que evitar ambientes calurosos. El calor propicia la hinchazón y esta las infecciones
  • Queda prohibido fumar y beber alcohol. Pueden aumentar la temperatura de la zona, sobretodo fumar, y esto disuelve el coágulo, además, contienen tóxicos que pueden provocar infecciones
  • Hay que cepillarse delicadamente y no escupir el agua, mejor dejarla caer. Durante las primeras 48h no hay que pasar el cepillo por la zona afectada
  • Hay que mantener la herida limpia. A las 24h hay que hacer enjuagues suaves con colutorios sin alcohol y controlar que no quedan restos de comida en la boca
  • Come alimentos fáciles de masticar y que estén fríos o tibios
  • La vitamina C y el zinc ayudan a la cicatrización
  • Durante las primeras horas no hay que tumbarse y hay que procurar no hablar. Además, los primeros días no hay que realizar actividades que supongan un esfuerzo
  • Las dos primeras noches, hay que dormir con la cabeza un poco elevada para evitar que durante la noche se acumule más sangre en la cabeza por el estado de reposo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *