Mentiras y verdades del blanqueamiento dental

¿Quién no ha soñado con una sonrisa blanca y reluciente? El blanqueamiento dental es uno de los recursos para lograr esa sonrisa deseada, pero todo tiene sus riesgos su no se hace correctamente.

Para conseguir esa sonrisa no vale todo, aquí te contamos algunas mentiras y verdades sobre el blanqueamiento dental.

Mentiras:

Las pastas dentífricas del super blanquean. No es cierto. Existen muy pocas pastas que tengan blanqueadores que realmente tengan productos que blanqueen. Lo que realmente hacen es dañar el esmalte en sus componentes abrasivos. Estos eliminan las manchas externas dañando el esmalte.

-Hay que desterrar los remedios caseros como el bicarbonato de soda, el limón y el agua oxigenada o masticar chicles supuestamente blanqueadores. Estos remedios no solo no blanquean, sino que pueden dañar el esmalte por abrasión y provocar sensibilidad dental.

-Los kits de blanqueamiento dental casero no expedidos por dentistas. No hacen absolutamente nada, pero algunos pueden causar sensibilidad dental, irritación en las encías y daños en el esmalte.

Luces LED y aceleradores caseras. Al igual que en el punto anterior, estas solo funcionan si se realizan en un centro profesional y bajo la supervisión de un dentista.

En cuanto a las verdades, hay que decir que todos los dientes se pueden blanquear, pero que no todos pueden quedar de color más blanco, puesto que cada esmalte tiene un tono natural que varía entre las personas, así que solo se conseguirá el tono más blanco posible según el tipo de marfil.

-Todos los tratamientos profesionales funcionan con la acción de un gel de hidrógeno o carbomida en diferentes concentraciones, que penetra en el diente y se libera en el interior.

-Los tratamientos producen en poco de sensibilidad. Eso es cierto, pero desaparece a los días de dejar de usar el blanqueador. Además, no es abrasivo ni daña la estructura dental.

-El blanqueamiento no es para siempre, dura entre uno y tres años.

Todo el mundo se puede blanquear los dientes. Solo lo tienen que evitar los menores de 15 años porque su esmalte no está formado del todo, las embarazadas, si se sufre periodontitis o retracción dental y si se es alérgico a alguno de los componentes del tratamiento.

Si quieres saber más sobre blanqueamiento dental o quieres que valoremos tu caso ¡ponte en contacto con nosotros! Nos encanta verte sonreir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *