Razones para ir al dentista

Son muchos los españoles que no van a las revisiones del dentista. A pesar de que esta cifra ha disminuido gracias a una mayor información y concienciación, son muchos los que por miedo o dejadez, no pasan un control que puede ser muy importante para mantener una buena salud tanto oral como general.

Existe una estrecha relación entre la salud bucodental y la salud general de nuestro cuerpo, ya que nuestra boca cumple la función de indicador externo de nuestro estado de salud. En ella se muestran los indicios y síntomas de enfermedades que afectan a otras partes de nuestro cuerpo.

Acudir al dentista y cuidar nuestra boca es muy importante para controlar enfermedades como la diabetes, pero también son la clave para prevenir enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Asimismo, mediante la observación bucal se pueden revelar trastornos renales, ansiedad, anorexia, trastornos digestivos e incluso se puede detectar tempranamente el cáncer de boca.

En nuestra cavidad bucal habita un complejo ecosistema con muchas bacterias que, cuando la boca está sana, viven en perfecto equilibrio. Cuando se perturba este equilibrio, nuestra boca se convierte en una puerta abierta al torrente sanguíneo para las bacterias de caries dentales, las de las enfermedades periodontales así como las de enfermedades sistémicas que afectan a nuestra salud general. La higiene y el control periódico es importante para mantener el equilibrio y detectar cuando empieza a fallar.

Por otra parte, la relación entre la salud general y la bucodental es bidireccional. Así, personas con sistemas inmunológicos debilitados sufren más infecciones en la boca y, aquellas personas que sufren enfermedades gastrointestinales, respiratorias y vasculares, ven afectada su salud bucal por causas relacionadas con estas dolencias.

Acudir al dentista cada 6 meses para una revisión, cuidar la higiene y unos buenos hábitos alimenticios son los mejores aliados para mantener una boca sana, la salud en plena forma y para poner una buena sonrisa en nuestra cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *